Categorías
Blog de tecnología

Programar no es solo diversión

Programar computadoras es pan comido. O eso es lo que los gurús digitales del mundo nos quieren hacer creer. Programar no es diversión!

Desde la promesa sin fines de lucro de Code.org de que «¡Cualquiera puede aprender!» Hasta el comentario del director ejecutivo de Apple, Tim Cook, de que escribir código es «divertido e interactivo», el arte y la ciencia de hacer software ahora es tan accesible como el alfabeto.

Desafortunadamente, este retrato rosado no tiene relación con la realidad. Para empezar, el perfil de la mente de un programador es bastante poco común. Además de ser altamente analíticos y creativos, los desarrolladores de software necesitan un enfoque casi sobrehumano para gestionar la complejidad de sus tareas.

La atención maníaca al detalle es imprescindible; la desidia es verboten. Alcanzar este nivel de concentración requiere un estado mental llamado estar «en el flujo», una relación casi simbiótica entre humanos y máquinas que mejora el rendimiento y la motivación.

Programar es de nerds?

La programación no es el único trabajo que exige un enfoque intenso. Pero nunca escucharía a alguien decir que la cirugía cerebral es «divertida» o que la ingeniería estructural es «fácil». Cuando se trata de programación, ¿por qué los formuladores de políticas y los tecnólogos fingen lo contrario?

Por un lado, es una ayuda para atraer a las personas al campo, en un momento en que el software (en palabras del capitalista de riesgo Marc Andreessen) está ‘comiendo el mundo’, y así, al expandir el grupo de trabajo, mantiene a la industria funcionando y los salarios bajo control.

Otra razón es que la misma palabra «programación» suena rutinaria y repetitiva, como si hubiera algún tipo de clave que los desarrolladores aplican de memoria para resolver cualquier problema.

Lea más sobre algunas habilidades adicionales que necesitan los programadores

No ayuda que Hollywood haya elegido al «programador» como un hacker socialmente desafiado, que primero piensa y luego piensa, inevitablemente blanco y masculino, con el poder de frustrar a los nazis o penetrar en la CIA.

Insistir en el glamour y la diversión de la programación es la manera incorrecta de familiarizar a los niños con la informática. Insulta su inteligencia y planta la noción perniciosa en sus cabezas de que no necesitas disciplina para progresar.

Cómo sabe cualquier persona con una exposición mínima a la creación de software, detrás de un minuto de escritura yace una hora de estudio.

Es mejor admitir que la programación es complicada, técnica y éticamente. Programar no es diversión.

Las computadoras no son inteligentes, tampoco los teléfonos

Las computadoras, por el momento, solo pueden ejecutar órdenes, con diversos grados de sofisticación. Por lo tanto, depende del desarrollador ser claro: la máquina hace lo que usted dice, no lo que quiere decir.

Cada vez se confían más «decisiones» al software, incluidas las de vida o muerte: piense en los autos sin conductor; pensar en armas semi-autónomas; piense que Facebook y Google hacen inferencias sobre su estado civil, psicológico o físico, antes de venderlo al mejor postor.

Sin embargo, rara vez redunda en interés de las empresas y los gobiernos alentarnos a investigar qué sucede debajo de estos procesos.

Todos estos escenarios están construidos sobre bases exquisitamente técnicas. Pero no podemos responderles respondiendo preguntas exclusivamente técnicas.

La programación no es un detalle que pueda dejarse a los «técnicos» bajo la falsa pretensión de que sus elecciones serán «científicamente neutrales». Las sociedades son demasiado complejas: la algorítmica es política.

La automatización ya ha asestado un golpe a la seguridad laboral de los trabajadores poco calificados en fábricas y almacenes de todo el mundo.

Programar no es diversión

Los trabajadores de cuello blanco son los siguientes en la fila. Los gigantes digitales de hoy se enfrentan a una fracción de los empleados de los gigantes industriales de ayer, por lo que la ironía de alentar a más personas a trabajar como programadores es que se están movilizando lentamente de sus trabajos.

Programar es un acto tendencioso, sesgado

En un mundo cada vez más complejo y conectado, donde el software juega un papel cada vez más importante en la vida cotidiana, es irresponsable hablar de la codificación como una actividad ligera.

El software no es simplemente líneas de código, ni es muy técnico. En solo unos años, comprender la programación será una parte indispensable de la ciudadanía activa.

La idea de que la codificación ofrece un camino sin problemas hacia el progreso social y la mejora personal funciona en beneficio de la creciente tecno-plutocracia que se aísla detrás de su propia tecnología. Contador de eones: no elimine

Este artículo fue publicado originalmente en Aeon por Walter Vannini y ha sido republicado bajo Creative Commons.